see feel move
 

linie



Estrés

Nuestras reacciones de estrés datan del tiempo de nuestros antepasados, cuyos cuerpos- a causa de mecanismos tales como el aumento de la presión arterial, el pulso o la frecuencia respiratoria- se alistaban en corto tiempo, para el ataque o la huida.

Hoy en día, ante situaciones de peligro, somos casi incapaces de reaccionar huyendo o atacando, ya que las energías que liberamos son generalmente reabsorbidas por nuestro cuerpo. Es este proceso el que impide que las mismas fluyan y el que ocasiona que en algún momento éstas se dirijan contra el organismo, ocasionando, ante una carga continua, molestias estomacales e intestinales, rigidez, dolores de espalda, cefaleas, problemas cardiovasculares, insomnio, irritabilidad, sensibilidad etc

Debe tomar estos síntomas en serio y reaccionar ante su aparición. Ellos le muestran claramente que ha llegado el momento de tomarse una pausa y de desacelerar su ritmo.

Cuerpo y alma constituyen una unidad. Cuando anímicamente Usted se siente mal, es la actividad física la que más puede ayudarle.
Y así, ante una enfermedad física, es su actitud anímica la que le aporta las mejores perspectivas de curación.

Un manejo efectivo del estrés debe perseguir dos fines: De un lado, evitarlo cuando sea posible, y de otro, reducirlo o equilibrarlo con relajación, movimiento y alimentación sana.

Alimentación

El que unas personas manejan el estrés de mejor manera que otras, puede depender del tipo de alimentación.

¿Sabía Usted que una persona pierde, en 15 minutos bajo estrés, de 300 a 350 mg de vitamina C? Esto afecta su sistema inmunológico y le hace más susceptibles de ser atacados. Fuera de los cítricos, los kiwis y el perejil constituyen una gran fuente de vitamina C.

El mineral “anti-estrés“, el magnesio, es expulsado de las celulas bajo situaciones de estrés. Esta situación pone en peligro nuestro sistema cardiovascular. Es por esto que necesitamos un suministro adicional de este mineral, por ejemplo mediante la ingesta de alimentos tales como el arroz natural, las pipas de calabaza, la banana, las almendras, las legumbres, el jamón cocido, las papas, los tomates, los cereales integrales y la lechuga.

El potasio fortalece los nervios y se obtiene del brócoli, apio, manzana y leche.

Gracias al fósforo pensamos y sentimos más positivamente. Ingiera pescado, granos de soja, germen de trigo, así como frutas y verduras.
Procure evitar alimentos que contengan aditivos, conservantes y otras sustancias de la química alimentaria. El consumo de aditivos produce estrés adicional al organismo, por ser más difícilmente digeribles. En este proceso se consumen substancias nutritivas, que bien se necesitarían mejor para fortalecer, por ejemplo, el sistema inmunológico.

Movimiento

Después de un día estresante, nuestro organismo debe “descargarse“, debe evacuar la energía estresante liberada. Es por esto que es ideal practicar algo de deporte después del trabajo. El movimiento regular entrena el cuerpo, aumenta la resistencia y fortalece la seguridad en sí mismo. Lo importante es que disfrute del deporte seleccionado y que éste se pueda integrar en su rutina de vida. ¡Y no piense en el rendimiento! Lo recomendable es el entrenamiento regular.

Cuando corremos regularmente, segregamos la hormona endorfina, que aumenta nuestro estado de ánimo y aclara el pensamiento.
Además, desechamos las hormonas de estrés acumuladas, adrenalina y cortisol, que de otra manera, serían una gran carga para nuestro organismo. Elija correr, empiece moderadamente e integre esta actividad a su rutina diaria. Lo importante es el movimiento continuo, no la velocidad. Igualmente modalidades como walking, bicicleta y natación, son recomendables para la mayoría de las personas.

Relajación

El ritmo de la vida consta de tensiones y distensiones. A una fase de tensión debe seguir una de distensión.

Existen diferentes modalidades de relajación. Entrenamiento autógeno, relajación muscular progresiva, yoga, paseos, ejercicios de respiración, escuchar música (clásica), masajes y muchas más.

Se recomienda conocer técnicas variadas y acceder a ellas en el momento oportuno. Para que sus técnicas individuales surtan el efecto deseado, deben ser de su total agrado y corresponder tanto con Usted como con la situación.

En la ejecución se trata por una parte, de integrar espacios de relajación en la rutina diaria, y por la otra, de otorgarse a sí mismo tanta importancia, de tomarse a sí mismo tan en serio, que se permita invertir tiempo / dinero extra en su relajación.

 

post@seefeelmove.ch    +41 76 595 53 73

see feel move